viernes, 2 de octubre de 2009

Elginismo

Friso (foto de Olga Díez)

Me encanta la facilidad con que en inglés se crean epónimos. Hoy voy a dar la definición de una que encontré hace poco y me parece muy interesante divulgar, pues conocer su significado nos ayudará a no olvidarnos del respeto que debemos a nuestro* patrimonio histórico.

Se trata de la palabra "ELGINISM", palabra que transcrita al castellano nos da "elginismo".

El nombre propio a partir del cual se creó es el de Thomas Bruce, séptimo conde de Elgin, que vivió de 1766 a 1841 y pasó a la historia por su afición a llevarse tesoros arqueológicos a su casa sin demasiados escrúpulos. Se atribuye la creación del término a Lord Byron, poeta romántico y filoheleno de pro, que lo habría usado para afear su conducta al conde en persona.


Thomas Bruce, séptimo conde de Elgin

Aquí va la definición:

Acto de vandalismo cultural. Expolio o saqueo cultural.

Término acuñado por las acciones destructivas de Lord Elgin, que transportó ilegalmente los mármoles del Partenón de Grecia a Londres
entre 1801 y 1805. Actualmente se aplica también a otros objetos culturales. Normalmente hace referencia a artefactos tomados de países pobres para llevarlos a naciones más ricas.

Esta práctica tiene efectos muy negativos en el arte debido a que muchos artefactos son destruidos al ser arrancados de su contexto cultural y espacial. Debido a ello los estudiosos no pueden obtener valiosa información histórica al no poder tratar más que con restos fragmentarios en lugar de con el objeto completo.

Los artefactos descontextualizados que acaban en un museo o una galería de arte reciben a menudo el nombre de la persona que perpetró su extracción del emplazamiento original.


El elginismo se ha practicado durante miles de años, pero hoy en día los mármoles de Elgin son considerados el caso de elginismo por antonomasia.


La UNESCO ha establecido leyes internacionales para abordar los actos de elginismo mediante la protección de monumentos y la prevención del tráfico ilegal.


*Nota: Con el posesivo "nuestro", que tantas veces se utiliza de forma exclusivista y como refuerzo de un ensimismamiento poco saludable, me refiero a lo que pertenece a todos "nosotros los humanos".

Parte de esta entrada se basa en mi traducción de la definición que se publica en el blog Elginism , dedicado a promover la vuelta de los mármoles del Partenón a Grecia.