viernes, 23 de agosto de 2013

El arte de la cocina según Ruskin

Victorian Bubble and Squeak and Curried Eggs

plato de la cocina victoriana: puré de patata con col  y huevos al curry ( foto de Learninglark)


Buscando recetas en la red, me he encontado en la introducción de un viejo manual de cocina americano la siguiente definición de la cocina, que demuestra cómo la sólida base clásica de los intelectuales europeos del pasado brillaba hasta en  sus textos más triviales. Su autor es John Ruskin, un famoso escritor de la época victoriana:

"Cookery means the knowledge of Medea and of Circe and of Helen and of the Queen of Sheba. It means the knowledge of all herbs and fruits and balms and spices, and all that is healing and sweet in the fields and groves and savory in meals. It means carefulness and inventiveness and willingness and readiness of appliances. It means the economy of your grandmothers and the science of the modern chemist: it means much testing and no wasting; it means English thoroughness and French art and Arabian hospitality; and, in fine, it means that you are to be perfectly and always ladies--loaf givers".--RUSKIN.

mujer horneando pasteles, terracota beocia 500a.C (foto de Mary Harrsch)

El arte de cocinar es el conocimiento de  Medea y de Circe y de Helena y de la reina de Saba. Es el conocimiento de todas las hierbas y frutas, aromas y especias, y todo lo que hay curativo y dulce en los campos y huertos y sabroso en las comidas. Significa cuidado e imaginación y ganas y disponibilidad de las herramientas. Es la economía de tu abuela y la ciencia del moderno químico: significa muchas pruebas y nada de despilfarro: significa rigurosidad , arte francés y hospitalidad árabe; y finalmente, significa que tenéis que ser, a la perfección y en todo momento, señoras proveedoras del pan.


Por cierto, a los que quieran  combinar el gusto por la cocina con la afición a los clásicos  y aún no lo conozcan, les recomiendo  leer el estupendo blog DE RE COQUINARIA  , que acaba de cumplir siete años.

Y los políticamente correctos, que recuerden que es un texto de la época victoriana, en la que lo de compartir las tareas del hogar entre los dos sexos no cabía en cabeza de varón, ni siquiera de mujer.