lunes, 18 de agosto de 2014

Vil metal

monedas antiguas (foto de Rafael del Pino)
Habla el tirano Creonte:

ἐκ τῶνδε τούτους ἐξεπίσταμαι καλῶς

παρηγμένους μισθοῖσιν εἰργάσθαι τάδε.

οὐδὲν γὰρ ἀνθρώποισιν οἷον ἄργυρος

κακὸν νόμισμ᾽ ἔβλαστε. τοῦτο καὶ πόλεις

πορθεῖ, τόδ᾽ ἄνδρας ἐξανίστησιν δόμων:

τόδ᾽ ἐκδιδάσκει καὶ παραλλάσσει φρένας

χρηστὰς πρὸς αἰσχρὰ πράγματ᾽ ἵστασθαι βροτῶν:

πανουργίας δ᾽ ἔδειξεν ἀνθρώποις ἔχειν

καὶ παντὸς ἔργου δυσσέβειαν εἰδέναι.

ὅσοι δὲ μισθαρνοῦντες ἤνυσαν τάδε,

χρόνῳ ποτ᾽ ἐξέπραξαν ὡς δοῦναι δίκην. 

 Y estoy convencido, éstos se han dejado corromper por una paga
 de esta gente que digo y han hecho este desmán, 
porque entre los hombres, nada, ninguna institución ha prosperado nunca
 tan funesta como la moneda; ella destruye las ciudades, 
ella saca a los hombres de su patria; 
ella se encarga de perder a hombres de buenos principios, 
de enseñarles a fondo a instalarse en la vileza;
 para el bien y para el mal igualmente dispuestos hace a los hombres
 y les hace conocer la impiedad, que a todo se atreve, 
Cuantos se dejaron corromper por dinero y cumplir estos actos, 
realizaron hechos que un día, con el tiempo, tendrán su castigo.

                                                               Sófocles, Antígona 293- 303