martes, 25 de noviembre de 2014

Desde el otro lado del Atlántico

Mientras mis alumnos se quejan porque creen que se les exige demasiado y se consideran unos desgraciados por auténticas niñerías, esto es lo que preocupa a los estudiantes mejicanos: