domingo, 30 de marzo de 2014

Como una siria

Un hombre corre con su un niño herido hacia una ambulancia tras un reciente bombardeo en Aleppo
( foto de Hosam Katam en Reuters)


















Como no sirio usted ve el reportaje … lo lee…¡puede que aconseje a sus hijos que se vayan a otra habitación! Puede preguntarse o no preguntarse lo que el mundo debería hacer…Pero como sirios… ¡Nosotros tenemos reacciones diferentes!

Algunos, especialmente aquellos que tienen un amigo o un familiar que todavía está detenido, y en el caso de Siria… todo ciudadano conoce al menos a uno que está en las prisiones de Assad,  miran con preocupación y dolor por sus seres queridos… sintiéndose culpables con cada fotografía por el alivio  que han sentido de que no sean sus amigos.
Otros, que desgraciadamente encontraron a su hijo o a su esposo en la foto, vivirán en medio de la ira y la pena preguntándose por lo que podrían haber hecho…

Muchos sirios, incluyéndome a mí, evitan mirar las fotos. No porque estemos aterrorizados, ( ya hemos visto en vivo muchas escenas cercanas a ese nivel de dolor), no porque no queramos enfrentarnos a la cara de la desagradable verdad… sino porque estamos suficientemente muertos en nuestro interior como para considerar  noticias
horribles como ésta  "normales" y "predecibles", porque  no tenemos más lágrimas para llorar a nuestra gente.

Después, esos que a algunos les gusta llamar "activistas", se preguntan si deberíamos difundir la noticia, montar una campaña, y aunque en el fondo de nuestro corazón estamos seguros de que nadie hará nada… intentamos arreglárnoslas para venderle a usted nuestro dolor.

Así pues, entenderá usted  por qué estamos seguros de que los Assad son nuestra peor opción, y por qué todavía hay una revolución  en Siria.

Puede pedir a sus hijos que eviten mirarla, pero yo…un día les contaré a mis hijos la historia de aquellos que pasaron de largo,  precisamente para que sepan por qué los sirios empezaron una revolución y para evitar que otros repitan esta historia.


(Traducción de una entrada publicada por la luchadora siria Marcell Shehwaro en inglés en su blog )


Familia con niño recién rescatado de las ruinas de un bombardeo en Aleppo (foto de Hosam Katan)



Lo encontré buscando las noticias sobre Siria que no encuentro en las portadas de nuestros periódicos. Las busco  porque me duele que nos olvidemos de los sirios, porque cualquier día nosotros también podríamos ser sirios, como, de hecho, ya lo fuimos, y también entonces nosotros sufrimos la indiferencia de los muchos que "pasaron de largo".

En los tres años que han pasado desde que los sirios decidideron levantarse contra su tirano han muerto más de 140.000 personas. Los supervivientes,
millones de desplazados, siguen intentando cruzar nuestras fronteras y reciben el trato que ya conocéis. Los organismos involucrados en la ayuda a las víctimas de la catástrofe están desbordados.