domingo, 28 de junio de 2015

Muertos vivientes

 restos de un niño enterrado bajo el peso de cinco grandes piedras en el cementerio siciliano de Passo Marinaros
                                                                         (imagen, Dr.Weiss)

D. Weiss

Read more at: http://archaeologynewsnetwork.blogspot.gr/2015/06/ancient-greeks-feared-walking-dead.html#.VY-PXaZyAon
Follow us: @ArchaeoNewsNet on Twitter | groups/thearchaeologynewsnetwork/ on FacebookD
[Credit: D. Weiss]

Read more at: http://archaeologynewsnetwork.blogspot.gr/2015/06/ancient-greeks-feared-walking-dead.html#.VY-PXaZyAon
Follow us: @ArchaeoNewsNet on Twitter | groups/thearchaeologynewsnetwork/ on Facebook
[Credit: D. Weiss]

Read more at: http://archaeologynewsnetwork.blogspot.gr/2015/06/ancient-greeks-feared-walking-dead.html#.VY-PXaZyAon
Follow us: @ArchaeoNewsNet on Twitter | groups/thearchaeologynewsnetwork/ on Facebook
Me entero por la penúltima entrada del blog  Ανασκαφή, dedicada al tema de la necrοfobia en la Antigua Grecia,  de las últimas evidencias que los científicos han encontrado de los orígenes remotos de la creencia griega en los brucolacos ( βρικολάκες), los muertos que se levantan de sus tumbas para atormentar a los vivos. 

Las pruebas se han encontrado en Sicilia, en el cementerio de Passo Marinaro, cercano a la antigua colonia griega  de Camarina y que estuvo en uso desde el siglo V a.C. hasta el III a.C. Allí han aparecido  algunos enterramientos en los que los cadáveres parecen haberse preparado con la intención de asegurarse de que permanecieran en la tumba.

Uno de ellos pertenecía a un niño de entre ocho y trece años, que fue enterrado con cinco pesadas piedras sobre el cuerpo. Otro contiene los restos de una persona de sexo desconocido que sufrió  malnutrición y serios problemas de salud en vida y cuyo cadáver fue totalmente cubierto de pesados fragmentos de ánfora.

Según Carrie Sulowski Weaver, arqueóloga de la Universidad de Pittsburg, la intención de estas prácticas era clavar al muerto a la tumba para que no pudiera ver o levantarse. Probablemente, debido a su enfermedad, la gente creía que  la persona estaba poseída o era ya un muerto viviente.

Pero no todo el mundo parecía estar tan interesado en que se quedaran en su tumba, pues también se han encontrado  katadesmoi, láminas de plomo que contienen inscripciones con fórmulas de encantamiento y maleficio que pretenden animar al muerto a levantarse de su tumba para servir a los propósitos del autor de la inscripción. Estos propósitos pueden ir desde venganzas personales hasta conseguir el éxito en los negocios o el amor.
katadesmós encontrado en el cementerio de Passo Marinaro  (imagen, Dr.Weiss)

Dr Sulosky Weaver

Read more at: http://archaeologynewsnetwork.blogspot.gr/2015/06/ancient-greeks-feared-walking-dead.html#.VY-PXaZyAon
Follow us: @ArchaeoNewsNet on Twitter | groups/thearchaeologynewsnetwork/ on Facebook